Camino de los Prodigios - Salamanca vive la Provincia

Post Top Ad


Al sur de la provincia de Salamanca, en la Reserva de la Biosfera de las Sierras de Béjar y de Francia, se encuentra el Camino de los Prodigios.

Se trata de un sendero circular, de 10 kilómetros de recorrido, que une los municipios de Miranda del Castañar y Villanueva del Conde, declarados conjuntos históricos.

Recorrer este Camino es una buena manera de conocer el Parque Natural de la Batuecas - Sierra de Francia y disfrutar de unos valores medioambientales y patrimoniales que le han hecho merecedor de la Carta Europea de Turismo Sostenible.

El Caminos de los prodigios recoge obras de los artistas Félix Curto, Alfredo Omaña, Marcos Rodríguez y Pablo S. Herrero. Con sus obras animan al caminante a asombrarse; a detenerse frente a las pequeñas cosas (un sonido melodiosos, unas palabras que invitan a la reflexión...); y a deleitarse con lo que la naturaleza ofrece: líquenes, musgo, árboles...

Se trata de un itinerario que invita también a disfrutar de pueblos con encanto como Miranda del Castañar y Villanueva del Conde.

Como llegar:


El Camino de los Prodigios se halla en el sur de la provincia, a unos 80 kilómetros de la capital, en la Reserva de la Biosfera de las Sierras de Béjar y Francia, y muy próximo al parque natural de Las Batuecas-Sierra de Francia.

ACCESOS

• Desde Salamanca capital: si va a Miranda del Castañar se puede tomar la carretera CL-512 hasta
Vecinos, continuar por la SA-205 hasta Linares de Riofrío, y seguir por la SA-220 y SA-225 hasta 
Miranda. Si va a Villanueva del Conde, puede tomar la carretera CL-512 hasta Vecinos, continuar por 
la SA-210 hasta Tamames, y seguir por la SA-215 y SA-220 hasta Villanueva.

• Desde Ciudad Rodrigo: se recomienda tomar la carretera SA-220 dirección Béjar, hasta llegar a 
Villanueva y después a Miranda.

• Desde Béjar: tomar la carretera SA-220 dirección Ciudad Rodrigo, y desviarse en la SA-225 hacia 
Miranda, o seguir en la SA-220 hasta Villanueva.




Félix Curto


Este artista salmantino, de proyección internacional y reconocido prestigio, anima al caminante a detenerse frente a las pequeñas cosas: un sonido melodioso que nos envuelve, unas palabras que invitan a la reflexión y a la relectura del lugar, pequeños elementos prodigiosos y mágicos que salen al encuentro del caminante...

Piezas hermosas, como la propia naturaleza, que se apropian de ésta desde el respeto y la veneración. Para disfrutar y descubrir.

Alfredo Omaña


Nacido en León, Alfredo Omaña vive y desarrolla su trabajo en Salamanca desde hace 25 años. De dilatada trayectoria, este artista es experto en provocar la sorpresa, deleitarse con lo que la naturaleza ofrece: líquenes, musgo, árboles... transformar lo cotidiano en singular, emocionar desde la rotundidad de sus intervenciones y propuestas.

Una mirada de niño y líricas creaciones.

Diez camas que conviven con el entorno y lo reflejan, se apropian de él, lo saludan o invitan a detenerse para componer la imagen con el paisaje. Camas prodigiosas.

Marcos Rodríguez


De vocación tardía, Marcos es fruto de esta tierra. Nacido en Villanueva del Conde, donde tiene su taller, aporta al camino sus recuerdos, el asombro de ver tortugas en su niñez, donde ahora sitúa una de sus esculturas para el disfrute de todos.

El prodigio es mirar desde la sorpresa y el asombro: materiales de la zona que se transforman y cobran vida gracias a sus prodigiosas manos.

Pablo S. Herrero


Experto en un maquillaje singular que potencia las imperfecciones, Pablo juega con ellas, nos permite olvidamos de lo que vemos.

Pintar en la dermis de viejas construcciones.

Más con menos. Con el salmantino Pablo S. Herrero, los árboles no nos dejan ver el bosque. iDadle un pincel y moverá vuestros ojos hacia sus prodigiosas creaciones! La naturaleza toma los muros. Árboles y ramas que dialogan entre sí, evolucionan, se repliegan o hipnotizan.

Un artista generador de impresionantes obras, aquí y más allá de nuestras fronteras.

Miranda del Castañar


Miranda del Castañar, situada sobre un promontorio rocoso y rodeada por tres ríos - Alagón, Francia y San Benito - es una sugestiva villa condal con herencia de un pasado árabe y judaico.

De su inconfundible perfil sobresalen las torres del Homenaje del Castillo y la de las Campanas, junto a la iglesia parroquial. La antigua plaza de armas de la fortaleza se transforma en tiempo de festejos en coso taurino.

Es obligado un paseo por la calle Derecha que conduce al paseante a edificios con escudos nobiliarios, como la Alhóndiga, la casa del Escribano, de Los Tejeda, las Carnicerías o la Cárcel.


Villanueva del Conde


Esta localidad serrana fue conocida como Aldea del Conde hasta el siglo XVIII, cuando abandonó la jurisdicción de Miranda del Castañar y fue declarada Villa “de por sí y sobre sí”.

De su pasado judío ha sabido conservar una singular estructura urbana, en la que pequeñas zonas cultivables -los “huertitos”- ocupan parte del centro urbano, rodeadas de viviendas.

En la actualidad, cuenta con una de las más importantes ofertas de alojamiento turístico en la región, como lo demuestran las numerosas casas rurales existentes.

Te invitamos a disfrutar de la emoción de pasear y perderte en las callejuelas y pasadizos de esta fortaleza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Bottom Ad

Pages