Las Arribes y Ledesma - Salamanca vive la Provincia

Post Top Ad

Las Arribes y Ledesma

Share This

Esta región del oeste salmantino, conocida por su carácter inexplorado y salvaje, presenta tres reclamos: el parque natural, los primitivos asentamientos vetones y las fortificaciones de frontera, a lo que se une el legado histórico de Ledesma, puerta de acceso por el norte. Arribes es el nombre procedente del latín que se usa para denominar a las pareces verticales que encañonan el Duero, frontera natural entre Portugal y las provincias de Zamora y Salamanca.

Desde Salamanca hay dos maneras de llegar a Las Arribes. La primera es por el norte, pasando por la villa medieval de Ledesma y por Trabanca, que alberga un centro de visitantes, hasta Villarino. Desde aquí se pueden recorrer los miradores del Duero, con especial atención a la cascada del Pozo de los Humos, y hacer un recorrido en barco por el río. La segunda es por el este, desde Vitigudino, una de las localidades más grandes de la zona, que comunica con Lumbrales. Esta localidad es buen punto de partida para visitar los castros prerromanos de los vetones. 

La puerta de entrada por el sur, desde Ciudad Rodrigo, es Sobradillo, donde se ubica la Casa del Parque Arribes del Duero. De aquí sólo separan 17 kilómetros de San Felices de los Gallegos, hito fundamental en la Ruta de las Fortificaciones de Frontera.

El Duero no es el único río que atraviesa la zona. Algunos de sus afluentes, el Águeda, el Huebra, el Yeltes, el Uces y el Tormes, surcan una región que incluye notables muestras de tradición, gastronomía y un vino con denominación de origen, además de la posibilidad de cruzar la frontera.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Bottom Ad

Pages